Noticias

¿Hay relaciones entre el sexo y el azúcar?

Uno no sabe si esa pregunta, distanciada de presunciones afrodisíacas, ha interesado a sexólogos, especialistas azucareros, economistas, o a cualquier curioso empeñado en encontrar la quinta pata del gato.

Ni siquiera en ese asunto reparó Sigmund Freud, vehemente en descubrir las sinuosidades del apetito libidinoso, entre otras tantas aristas de los placeres y adversidades del disfrute carnal, pero él vivió muy lejos, en Europa, y ajeno a las plantaciones y los ingenios.

De lo contrario, quizás el padre del psicoanálisis hubiera formulado hipótesis como la libido de la sacarosa o la lujuria del cañaveral, y así incorporado pasajes tropicales a sus polémicas disquisiciones.

¿Quién demostró los vínculos entre el sexo y el azúcar?
Es difícil saberlo, pero el pueblo cubano acumula múltiples pruebas de sus aportes al tema.
El hecho, de carácter secular, vive en el habla popular, rebosante de acepciones al margen de los diccionarios.
A causa de la fértil imaginación, tienen connotaciones en la sexualidad diversas palabras empleadas para identificar instrumentos, equipos, faenas y lugares asociados en el pasado y/o en el presente a uno de los símbolos históricos de la economía del país.
Fruto de la picardía criolla, términos como machete, cuero, cuerazo, bocabajo, tumbadero, tolete, material y punto, saltaron desde la agroindustria azucarera al sentido figurado del léxico del sexo.
Aunque utilizados metafóricamente, en muchos de esos vocablos es poco conocido o ignorado su uso en la referida esfera productiva.

Uno de esos casos corresponde a tumbadero, nombre de la acumulación de leña, con fines combustibles, aledaña a los ingenios, y uno de lo sitios de los contactos carnales de los esclavos.

Bocabajo, tipo de azote propinado a los esclavos tendidos en el piso, devino uno de los sinónimos del coito, cuero y cuerazo adquirieron su significado adicional a partir del látigo y del latigazo, y material, referencia a la mujer, era el nombre de la cal destinada a la alcalinización del guarapo.

Tolete, relacionado con el miembro masculino era el palo cilíndrico dedicado a seccionar los “panes” de azúcar, y punto –alusión a una fémina– es el término identificativo del estado óptimo del guarapo o meladura en su proceso de concentración.
Otras palabras reúne también el jocoso glosario, alimentado durante años por el choteo cubano.

¿Hay o no relaciones entre el sexo y el azúcar? Las dudas sobran.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Prensa

Otros enlaces

Curiosidades